Diseñador de páginas web, competente.

No hay mayor dolor de cabeza que equivocarte cuando eliges un diseñador de páginas web. Uno que pienses que sabe de lo que habla, pero que en la realidad es bien distinto.

Si estás aquí puede que sea por ese motivo.

Si no es así, no dejes de leer, son unos segundos de tu vida que te pueden ahorrar muchos dolores de cabeza.

¿Qué está ocurriendo aquí?

La única opción realmente buena para seleccionar un diseñador de páginas web, pero que probablemente no esté a tu alcance.

Motivos para rechazar diseñadores de páginas web.

Precios de mierda.

Copiadores, pegadores y similares.

¿Negocio? ¿De qué me estás hablando?

Tiene prisa.

Jerga inentendible.

No escucha.

Cómo puedes elegir una buena agencia de diseño web o un buen profesional.

¿Qué está ocurriendo aquí?

Como bien sabes, porque lo sabes, Internet es el sitio al que acudimos todo dios para informarnos, perder el tiempo y comprar.

Casi todo el mundo que tiene un negocio físico lo quiere ahora en Internet. O por lo menos que les ayude a conseguir clientes.

Los hay que piensan que es fácil vender por Internet y otros que no saben ni por donde les da el agua. Pero bueno, eso no importa ahora.

Lo importante es que si todo el mundo quiere una web y en este país se abren decenas de negocios cada día a pesar del gobierno, el volumen de profesionales que pueden hacerlas es limitado. Y entonces aparece el principal problema de muchos sectores.

El intrusismo.

Diseñador de páginas web

Y es lógico. Ante la alta demanda y la baja oferta, cualquiera se sube al carro.

Ha pasado en todos los sectores que no están regulados. Incluso en estos.

Como solucionarlo no es posible por mi parte ni por la tuya, mejor saber cómo elegir un diseñador de páginas web competente, que es por lo que has venido.

La única opción realmente buena para seleccionar un diseñador de páginas web, pero que probablemente no esté a tu alcance.

Igual conoces la historia de los sexadores de pollos.

Esa gente que casi sin tocarlos es capaz de conocer el sexo del animal sin equivocarse.

Ya lo dijo Luis Aragonés.

A base de tocar decenas de miles de pollos en sus partes, algo ya les dice sin son machos o hembras.

Pero claro, son pollos, no diseñadores.

No es posible pedir cientos de páginas a diferentes diseñadores de páginas web solo para formarse una opinión y detectar a los buenos del resto.

Mejor aprovéchate de alguien que lo haya hecho ya.

Yo he trabajado con muchos y he visto cosas. Cosas que levantan banderas rojas y que deberías tener muy en cuenta si no quieres tirar tu tiempo y tu dinero.

Motivos para rechazar diseñadores de páginas web.

Banderas muy rojas.

No sabes cómo explicarlo pero sabes que eso no irá por buen camino.

Esto no es un mantra, y lo mismo te choca, pero hay cosas que sabes que van a terminar mal y se ve a la legua.

Voy.

Precios de mierda.

No digo que no se pueda hacer una web por 500€ porque hay quien las hace.

Pero un buen profesional, uno que hace ganar dinero a sus clientes, ni de coña te vende una web por ese precio.

¿Cristiano Ronaldo es buen profesional?, ¿o Messi?, ¿o Lebron James?

Esos tres, y otros muchos que puedas imaginar, jamás trabajarán para equipos/empresas de «segunda».

El motivo es evidente, el retorno que les traen no tiene precio. Aunque a veces las cosas no vayan bien, su carrera demuestra que son muy buenos en lo que hacen.

Y lo cobran.

¿Te imaginas poder contratar a los Rolling Stones por 500€?

¿De verdad que eso se te pasaría por la cabeza como para proponérselo?

El que es bueno está cotizado.

Copiadores, pegadores y similares.

Un buen desarrollador sabe de lógica de programación. Sabe como funcionan las cosas.

Y por eso te fríe a preguntas.

Como tu médico de cabecera cuando vas a verle porque te duele por allí …

Como tu mecánico cuando te pregunta qué le pasa al coche …

En realidad no saben lo que ocurre y por eso te preguntan cosas. Porque saben que no puedes dar una respuesta concreta.

Con la información que recopilan hacen un diagnóstico y proponen un tratamiento, una solución.

Un mecánico sabe de coches, un médico del cuerpo humano y un DESARROLLADOR DE PÁGINAS WEB debe saber de lógica programacional.

Sabe cómo puede hacer real lo que tienes en tu cabeza sin necesidad de copiar trozos de código por aquí, otros por allá y levantar un Frankenstein que visualmente será bonito pero que con el tiempo se caerá como un castillo de naipes.

Lo he visto muchas veces. Créelo o no.

Y para hacer eso minimamente bien, necesita saber cómo es tu negocio, qué objetivos tienes con la web, que presupuesto manejas …

Ese tipo de preguntas te las tiene que hacer sí o sí.

¿Negocio? ¿De qué me estás hablando?

Una persona que quiere venderte algo a medida, y podríamos decir que una web es algo a medida, aunque sea mínimamente en muchos casos, necesita saber de qué va tu negocio. Lo comentado arriba.

Si solo quiere hacer la web y no pregunta más, será como meter una pieza en un engranaje mucho más complejo llamado negocio.

Ahí.

Con calzador.

Tiene prisa.

Alguien que tiene trabajo no te persigue sin parar. No demuestra desesperación ni por mail, ni por teléfono, ni en persona.

Eso se ve. Se percibe.

Y sí, todo el mundo tiene derecho a trabajar, pero eso no quita para detectar profesionales cotizados que de verdad aporten a tu negocio.

Si están cotizados no tienen prisa. Grábate esto a fuego.

Y si haces diseño y desarrollo web, y tienes prisa, pues no lo demuestres al menos. Trabaja en ese punto, aunque no sea fácil.

Utiliza jerga inentendible.

Blockchain, Big Data, Frontend, Backend, Fintech, Inteligencia Artificial.

Ya sabes, anglicismos de ese tipo que sacados en la conversación muchas veces son sinónimo de otras cosas peores que hay detrás.

Una persona que sabe lo que puedes necesitar, habla muy claro y hasta de forma elocuente, pero no se recrea continuamente en este tipo de lenguaje.

No escucha.

O habla demasiado. Ambas valen.

Una persona interesada en tu negocio pregunta mucho. Porque le interesa que vaya bien y así poder seguir vendiéndote cosas.

Con tus respuestas se hará un mejor diagnóstico de lo que necesitas y poder ofrecértelo.

Si ocurre al contrario, ¿en qué se basará para saber lo que necesitas?

Ahora que tienes algo a lo que agarrarte cuando busques un buen desarrollador de páginas web …

Cómo puedes elegir una buena agencia de diseño web o un buen profesional.

Piensa en tu negocio, en lo que quieres conseguir con tu web. Porque aquí será complicado que otro lo vaya a hacer por ti.

Tenlo mascado.

Repito.

Lo más importante es saber lo que quieres conseguir, porque crear una página web por si sola no te hará ganar dinero. Y aquí hay varias opciones.

  • Es un hobby y poco más.
  • Quieres captar clientes.
  • Quieres que te pidan presupuestos.
  • Quieres que te pidan más información.
  • Quieres que te compren directamente.

Haciendo este ejercicio te darás cuenta de que necesitas mucho más que una página web, salvo que sea un hobby.

Necesitas poner los cimientos de un negocio que te permita alcanzar los objetivos que te habías marcado. Y que a la larga se parezcan a estos:

Rentabilidad, tranquilidad, orgullo …

Ese tipo de cosas que hacen que cada vez que te levantes por la mañana no te cagues en la madre que parió a alguno o alguna. Que se sufre mucho cuando ves que las cosas no funcionan.

Y si sigues teniendo dudas, escríbeme aquí abajo y lo hablamos.

Leave this field blank

Bueno, ya ves de qué va el contenido de la web.

Si quieres saber qué cosas puedes aprovechar para tu negocio, déjame tu correo aquí abajo y te iré mandando ideas.

Es gratis y te puedes dar de baja cuando quieras.

.

Home   Quien soy   Blog   No lo sé   Porfolio   Servicios   Contacto   Noticias